banner_1

Traumas bucales demandan atención por parte de los atletas

Atletas pueden proteger el área bucal con placas especiales, confeccionadas en consultorios odontológicos

Es difícil encontrar un deporte que no haya el peligro de la ocurrencia de traumas bucales. En los deportes de contacto, por ejemplo, el atleta está sujeto a traumatismos de diversas naturalezas y en diferentes niveles de complejidad. Traumas bucales pueden ocasionar desde una herida sencilla en tejidos blandos (principalmente en los labios), fracturas más severas e incluso avulsiones (pérdida dentaria). Simplificadamente, los traumatismos dentarios pueden ser clasificados de acuerdo con el tejido que acometen: el propio diente o los tejidos que lo circundan.

El diente puede ser afectado en diferentes niveles: solamente esmalte, esmalte y dentina, fractura envolviendo la pulpa dental e incluso cemento (raíz). El tejido de soporte también podrá ser afectado, ocasionando diferentes tipos de luxación o incluso avulsión dentaria, cuando el diente es perdido por entero. Las variadas situaciones traumáticas demandan diferentes conductas terapéuticas.

Las consecuencias del trauma varían de acuerdo con la severidad de la lesión. Traumas dentarios livianos demandan un simple pegado de fragmento o restauración, con poco perjuicio estético. Traumas envolviendo la pulpa dental demandan, normalmente, tratamiento endodóntico seguido de abordaje restaurador o protético. Situaciones más complejas – desplazamiento del diente de su local original – pueden llevar a pérdidas dentales en los casos más complejos.

Los cuidados post trauma se resumen a la recuperación del fragmento dental y la evaluación de la condición, a principio, por el propio atleta. En traumas donde se constata un daño sustancial (trauma óseo con luxación o pérdida de parte importante del diente) se recomienda contactar inmediatamente al cirujano-dentista, llevando consigo el fragmento (o el diente todo) dentro de un vaso con agua, leche o suero para mantener su hidratación. En el consultorio, el profesional tomará la conducta necesaria, que podrá ser desde un pegado simple del fragmento, una estabilización o incluso una reimplantación del diente.

Prevención – Normalmente los atletas pueden protegerse de traumas bucales a través de los llamados “protectores bucales deportivos”. Esos dispositivos son comúnmente utilizados en deportes de gran contacto y pueden ser clasificados en 3 tipos: a) protectores de almacenaje o universales; b) protectores pre fabricados y c) protectores hechos por encargo. El primero de ellos es vendido en tiendas de deporte y consisten en placas de tamaño estándar y no ofrecen ningún tipo de ajuste individual. El segundo tipo es semejante al primero, excepto que son placas termoformadas, es decir, pueden ser plastificados en agua caliente y toman la forma de los dientes del individuo cuando sobrepuestos a ellos. El tercer tipo es el más individualizado, hecho en consultorio dental por el profesional y su técnico de laboratorio de prótesis. Es capaz de copiar fielmente los dientes y arcada del atleta para máximo confort y protección, minimizando efectos negativos en el habla y respiración. Siempre que se inicia la práctica de deportes, es fundamental buscar al profesional dentista para que él le indique la mejor opción para el atleta.

Fuentes: FGM
– Dr. Bruno Lippmann, especialista en ortodoncia
– Drª Rafaella Ronchi Zinelli – especialista en endodoncia
-Dr. Rafael Cury Cecato – especialista en periodontia y estudiante de máster en Implantodontía

Sobre FGM

Con sede en Joinville (SC), FGM produce soluciones odontológicas para Brasil y países de Europa, América Latina, Oriente Medio, África y Asia, además de atender a una media de 30 mil dentistas por año en cursos de actualización. En los 20 años de existencia, FGM Productos Odontológicos ha dominado el 80% del mercado nacional de aclaradores y ya ha dejado satisfechas millones de sonrisas con sus soluciones para la estética y salud bucal. Entérese más sobre la empresa y sus productos en www.fgm.ind.br

Publicado por Pablo Henrique Asenjo de Macedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *