dentes-claros

Resultado rápido en la técnica de aclaramiento en consultorio.

Fragmentado EN-01

INTRODUCCIÓN

Manchas y defectos en el esmalte dental pueden producirse por numerosos factores, tales como hipoplasia, fluorosis, pigmentación por medicamentos y desmineralización por caries. Cuando estas manchas son superficiales, la microabrasión del esmalte es el tratamiento que hay que escoger.

La técnica de microabrasión empezó a ser utilizada por Chandra y Chawla (1975), que preconizaban el uso de discos de goma abrasivos para auxiliar la acción de los agentes químicos en el aclaramiento. En 1986, Croll y Cavanaugh propusieron la eliminación de manchas en el esmalte empleando una mezcla de ácido clorhídrico al 18% con piedra pómez, que era aplicada en el área afectada con la ayuda de una espátula de madera. De esta forma, debido a la acción química combinada de la solución ácida con el efecto abrasivo de la piedra pómez, la capa más superficial del esmalte dental era eliminar, restableciendo su color. Actualmente, tanto el ácido fosfórico en gel con piedra pómez como el ácido clorhídrico asociado al carburo de silicio han sido indicados para la técnica de microabrasión.

El objetivo de las técnicas de microabrasión es la recuperación de la estética a través de un mínimo desgaste superficial del esmalte. A pesar de que realmente hay desgaste, Sundfeld et al (1990) afirma que es mínimo cuando se compara con el espesor total de esmalte en el diente. De acuerdo con Croll et al (1993), el esmalte, además de pulido, queda menos propenso a la desmineralización y a la colonización por S. mutans cuando, después de la microabrasión, es aplicado el flúor.

Considerando los aspectos citados, el propósito de este trabajo es presentar un caso clínico empleando la técnica de microabrasión del esmalte para eliminar manchas blancas hipoplásicas.

 

RELATO DEL CASO CLÍNICO

Paciente del sexo femenino, 20 años, fue a la Clínica Integrada de la Universidad Federal Fluminense (UFF) presentando pequeñas manchas hipoplásicas en toda la región anterior del arco superior (Figs. 1 a 4). Para comprobar la profundidad de la mancha, se llevó a cabo transiluminación con fotopolimerizador, lo que mostró manchas bien delimitadas y superficiales (Figs. 5 y 6).

Inicialmente fue realizada la profilaxis y acto seguido el aislamiento absoluto del campo operatorio (Fig. 7). Para la ejecución de la microabrasión, fue aplicado el producto a base de ácido clorhídrico 6% y carburo de silicio (Whiteness RM, FGM), de acuerdo con las orientaciones del fabricante (Figs. 8 a 16). El ácido presente en la pasta actúa como desmineralizante, mientras que la copa de goma y el microcepillo a bajas rotaciones desgasta algunos micrómetros de la estructura debido a la fricción que hace con los granos. Se llevaron a cabo dos sesiones con seis aplicaciones en cada una y entre las aplicaciones los dientes fueron lavados abundantemente para retirar totalmente la pasta.

El pulimento del esmalte fue realizado con un disco de fieltro Diamond Flex (FGM) y pasta de pulimento Diamond Excel (FGM) (Figs. 17 y 18). Todavía bajo aislamiento absoluto, se aplicó fluoruro de sodio Flúor Care (FGM) (Figs. 19 y 20). El aspecto final inmediato puede ser observado en la Figura 21.

Fragmentado EN-02Fragmentado EN-03Fragmentado EN-04Fragmentado EN-05

Fragmentado EN-06

Publicado por Renata Girotto Laurenciano Aguiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *