Puntualidad agrada a los pacientes.

No es común encontrar a alguien que le gusten retrasos. Las personas generalmente prefieren a prestadores de servicios que, en la mayoría de las veces, cumplen el horario acordado. ¿Y por qué eso sería distinto en el consultorio odontológico?

Un estudio reciente de la consultoría Mintel muestra que los brasileños luchan contra la falta de tiempo. De acuerdo con la empresa, por lo menos un tercio de los brasileños evita ir a lugares donde haya cola y el 22% declaran tener interés en productos o servicios que los ayudan a ahorrar tiempo. Es decir, no hay espacio para retrasos.

En tiempos en los que el presupuesto familiar queda más apretado, como es el caso de este momento de crisis económica del País, un truco para que el cirujano-dentista gane aún más la confianza y la preferencia del paciente es atender en el horario marcado.

Expertos – La puntualidad hace parte del buen atendimiento, según el profesor de marketing Carlos Eduardo Saraiva, de PUC-SP. Para él, el punto de atención no es perder cliente por ese motivo. “Al paciente fidelizado le gusta el profesional y va a esperar si fuera preciso”, dice. El problema del retraso puede perjudicar en el caso del paciente nuevo. “Si lo atiende mal o retrasa, el cliente puede nunca más volver”, completa.

El coordinador del curso de marketing de Anhembi Morumbi, profesor Jeferson Mola, resalta que el profesional que consigue ejecutar la puntualidad podrá beneficiarse por el boca a boca de los clientes, “algo también conocido como buzz marketing”, en que los pacientes acaban divulgando para otras personas esa característica del CD. “Esas pequeñas actitudes pueden construir un diferencial en relación a la competencia”, añade.

Vía ABO (Asociación Brasileña de Odontología)

Publicado por Pablo Henrique Asenjo de Macedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *