Banner-01

Expertos alertan sobre condiciones bucales de niños con enfermedad hepática.

“La preocupación de los padres respecto a la salud bucal y estética debido a la pigmentación dentaria verdosa es visible”.

A veces pensamos que sólo los adultos pueden tener algunos tipos de enfermedad, como las enfermedades del hígado, llamadas de enfermedades hepáticas: hepatitis virales, cirrosis hepática, entre otras. Pero, ellas pueden atingir niños también. Y allí, los niños pueden venir a tener algunas consecuencias en la dentición. Para ello, un grupo de expertos habla sobre el tema.

La cirujana-dentista, experta en Odontopediatría por la Facultad de Odontología de UNICAMP y estudiante de doctorado en Odontopediatría por la Facultad de Odontología de la Universidad de Sao Paulo-FOUSP, Evelyn Alvarez Vidigal, dice que niños con problemas hepáticos pueden presentar alteraciones dentarias tales como hipoplasia de esmalte, pigmentación debido al acúmulo de bilirrubina (dientes verdosos) y posible susceptibilidad al desarrollo de lesiones de carie. Esos niños cuando indicados para el trasplante hepático necesitan una evaluación clínica y tratamiento odontológico previo para eliminar y prevenir el surgimiento de focos infecciosos que puedan causar complicaciones sistémicas.

Según Fábio de Abreu Alves, Profesor Asociado de la Asignatura de Estomatología Clínica de FOUSP y Director del Departamento de Estomatología/Odontología de AC Camargo Cáncer Center, el acompañamiento luego del trasplante hepático debe ser hecho periódicamente para evaluar el mantenimiento de la salud bucal, pues se pueden desarrollar alteraciones en la cavidad oral provenientes de la medicación tales como aumento gingival, úlceras orales y/o fisuras en la lengua o mucosa, entre otras.

De acuerdo con el profesor Titular de la Asignatura de Odontopediatría de FOUSP, Marcelo Bönecker, la preocupación de los padres respecto a la salud bucal y estética debido a la pigmentación dentaria verdosa es visible. Pero, no existen estudios que relaten si estas alteraciones podrían causar un impacto en la calidad de vida relacionada a la salud bucal de esos niños. Así, acciones para la promoción de salud oral deben ser reforzadas tales como adopción de hábitos saludables referentes a la dieta e higiene oral. “La orientación es para que los dientes sean cepillados dos veces al día con dentífrico con flúor con por lo menos 1000 ppm a partir de la erupción del primer diente. La cantidad de dentífrico fluorado usado durante el cepillado debe ser pequeña, y para niños entre 0 e 6 años de edad, el cepillado debe ser siempre supervisado por un adulto. De acuerdo con la Asociación Brasileña de Odontopediatría, se recomienda que la cantidad de dentífrico con flúor para niños de 0 a 6 años de edad sea entre 0,1 a 0,3 gramos, lo que corresponde desde el tamaño de un grano de arroz crudo hasta un grano de guisante. La cantidad puede ser aún menor que un grano de arroz crudo para niños en la fase de erupción de los dientes deciduos. En ese caso, la cantidad de dentífrico debe ser compatible con la cantidad de superficies dentales presentes en la cavidad bucal.

Jenny Abanto, experta en Odontopediatría por la APCD, máster, doctora y pos-doctora en Odontopediatría por FOUSP alerta: las informaciones a los padres respecto a las probables alteraciones bucales decurrentes de las enfermedades hepáticas y medicación inmunosupresora luego de trasplante hepático deben ser ofrecidas a los padres en cada evaluación clínica.

Fuente: Comunicación de CFO

Publicado por Pablo Henrique Asenjo de Macedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *