fgm5-01

¿El uso de enjuagatorios bucales es seguro?

Especialista en periodontia aclara dudas sobre los riesgos de la presencia de etanol en algunos antisépticos bucales.

Los enjuagatorios bucales, también conocidos como antisépticos bucales, han conquistado cada vez más a los consumidores con promesas de hálito fresco y protección contra las caries. Pero, a pesar de eso, algunos especialistas en odontología muestran cierta resistencia al producto y, muchas veces, no lo indican a sus pacientes como artículo complementar para la higiene oral.

Para el Dr. Claudio Mendes Pannuti, profesor y doctor de Periodontia de la Facultad de Odontología de la Universidad de Sao Paulo (Fousp), la explicación para tal resistencia está en la idea de que los enjuagatorios bucales, especialmente los que contienen etanol en su formulación en concentraciones que varían del 5% al 27%, son posibles causadores de cáncer bucal. “Esa asociación ha generado controversias hace décadas entre los cirujanos-dentistas, pero un estudio reciente, hecho por un investigador (referencia al estudio: Gandini et al., 2012) comprueba que ella no existe”, dice.

Dr. Pannuti explica que, antes de nada, los profesionales de odontología necesitan hacer una distinción entre ingestión de bebidas alcohólicas (ésta sí, una de las causadoras de diversos tipos de cáncer, incluyendo bucal y de orofaringe) y uso tópico de enjuagatorios que posean alcohol en sus formulaciones. Eso porque bebidas alcoholicas contienen, además de etanol, diversos contaminantes, como nitrosaminas y aflatoxinas, que son consideradas carcinogénicas. “El consumo de bebidas alcoholicas genera acetaldehído, formado por la oxidación del etanol y también considerado un carcionógeno humano”, añade.

Ya el alcohol utilizado en enjuagatorios es de grado farmacéutico, libre de impurezas. “Tal vez el hecho de que el uso de enjuagatorios con alcohol eleve un poco las concentraciones de acetaldehído en la saliva transitoriamente haya sido el motivo de sospecha de ser causadores de cáncer bucal”, opina el Dr. Pannuti, que luego aclara: “Pero esa concentración retorna rápidamente a los valores iniciales, mientras que después de la ingestión de bebidas alcoholicas, el acetaldehído puede ser detectado en la boca luego de horas”.

Revisión sistemática – Para llegar a la conclusión de que el cáncer bucal y de la orofaringe no tiene relación con los enjuagatorios bucales, los investigadores hicieron una revisión sistemática que investigó el efecto de enjuagatorios sobre el aumento de riesgo de cáncer bucal, a través de estudios epidemiológicos.

Los autores no encontraron asociación significativa entre uso de enjuagatorios con alcohol y cáncer bucal, ni tendencia de aumento de riesgo conforme la cantidad de uso diario de estos productos. Y, por ello, la investigación concluyó que, cuando usado conforme indicado (dos veces al día por 30 segundos), el breve contacto del etanol de los enjuagatorios con la mucosa no promueve efecto carcinogénico, y por ello puede ser considerado seguro.

“Sin embargo, esta misma investigación sugiere una asociación entre el cáncer bucal y la falta de cuidados con la salud oral”, frisa el Dr. Pannuti. Y la falta de cuidados engloban baja frecuencia de cepillado y hábitos como fumar o consumir bebidas alcoholicas en exceso. “En suma, la recomendación que la investigación ofrece es la de que se mantenga siempre una rutina diaria de higiene bucal” concluye.

¿Cuál enjuagatorio indicar?

El uso coadyuvante de antisépticos bucales promueve beneficios adicionales en la reducción de placa bacteriana y gingivitis, cuando comparado con control mecánico del biofilm. Por ello, según el Dr. Pannuti, indicarlo como un complemento a la higiene bucal de los pacientes es muy válido. “El truco del antiséptico bucal correcto va a depender de la situación clínica del paciente”, dice él. Para usos pos-operatorios y de corto plazo, una buena opción son los enjuagatorios con la clorhexidina, pus presentan fuerte evidencia de eficacia. Ya para usos más extensos, la indicación sería optar por aquellos que poseen principios activos eficaces, pero menos agresivos, como es el caso de gárgaras con aceites esenciales.

Publicado por Pablo Henrique Asenjo de Macedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *